Imagen Cabecera

Imagen Cabecera

lunes, 22 de agosto de 2016

EL CAPITÁN TRUENO


El Círculo de Bellas Artes inaugura el otoño con una exposición dedicada a uno de los títulos más emblemáticos de la cultura española del pasado siglo: El Capitán Trueno. Tras dos años de preparación, el próximo 10 de octubre se presentará esta muestra, que servirá también para rendir homenaje a uno de los creadores del célebre cómic, Víctor Mora, cuya muerte nos acaba de sorprender.

El cómic más leído en la historia de España acaba de cumplir 60 años. Buen momento para analizar algunas cuestiones que nos ayuden a comprender la importancia de una de las referencias ineludibles en la cultura popular española de la segunda mitad del siglo XX. Un éxito, desconocido hasta entonces, en el que mucho tuvo que ver la personalidad con la que Víctor Mora creó a su personaje: un hombre de acción, paradigma del altruismo solidario y defensor de los pueblos oprimidos.

Al mismo tiempo, atravesaban cada historia otros factores que sin duda contribuyeron a que las entregas semanales de cómic fueran devoradas por miles de jóvenes. Leerlo era asomarse al mundo. Un mundo que entraba en unas cuantas páginas (y miles de cabezas), en forma de referencias literarias, descripciones arquitectónicas y anacrónicas invenciones y técnicas.

Llegamos así a tres universos temáticos e iconográficos del cómic español más popular; los tres espacios (literatura, arquitectura y técnica) objeto de análisis en la exposición que presenta el Círculo de Bellas Artes.

Para completar aún más el estudio de esta publicación, que vio la luz por primera vez el 14 de mayo de 1956, el CBA le dedicará algunas jornadas del ciclo de conferencias Los lunes, al Círculo: una conversación entre Patxi Lanceros y José Antonio Ortega Anguiano (10 octubre), un cómic improvisado que realizarán Iñaki Miranda y Alejandro Xermanico (17 de octubre), o la clase magistral que el historietista Carlos Pacheco ofrecerá el 24 de octubre.

Sin duda, el recuerdo de Víctor Mora, invitado a participar en esta muestra y cuya muerte nos sorprendió hace unos días, estará presente en esta exposición, que se convertirá en nuestro homenaje a uno de los creadores de un cómic imprescindible en la historia de nuestro país.
 


jueves, 21 de julio de 2016

José Mª Espinar Mesa-Moles Premio Novela Negra Ciudad de Getafe



El escritor y profesor José María Espinar Mesa-Moles se ha alzado triunfador de la XX edición del Certamen literario Internacional de novela negra Ciudad de Getafe con su obra El peso del alma. El galardón, dotado con 10.000 euros, está convocado por el Ayuntamiento de Getafe, Ámbito Cultural de El Corte Inglés y Editorial Edaf.

El jurado, reunido en la tarde de ayer 19 de julio en Getafe, estuvo presidido por el escritor Lorenzo Silva  compuesto por Ramón Pernas, Director de Ámbito Cultural de El Corte Inglés; Berna González Harbour, escritora; el escritor Marcelo Luján y Esperanza Moreno, editora de Grupo EDAF. Ángeles González, de la Delegación de Cultura de Getafe, actuó como secretaria de jurado.


Para Lorenzo Silva El peso del alma es merecedora del premio, ya que José María Espinar Mesa-Moles “se revela dueño de una escritura rica, precisa y cargada de ingenio del bueno”. “Su narración tiene pulso, audacia y originalidad, sin dejar de mantener, así sea por la vía de la sátira y la parodia, un poderoso vínculo con la tradición del género. La voz de su detective es provocadora, irreverente y aplastante”, ha declarado Lorenzo Silva, conocedor como pocos de las novelas policiacas.


Por su parte, el escritor Marcelo Luján destaca que la novela de Espinar Mesa-Moles es “un libro que le hace bien al premio, escrita con trazo firme y una poco vista claridad discursiva”. Asimismo, al igual que sus compañeros de jurado, ha destacado el aspecto irónico de la obra, además del “aplomo en la trama” y “una construcción de personajes que sorprendería al mismísimo Raymond Chandler”, el afamado guionista y escritor estadounidense de novela negra.


La novela

El peso del alma nos presenta al detective Milton Vértebra, un personaje cargado de excesos; un perdedor que siempre ha pensado que ganar es otra forma, quizá, la más cruel, de derrota. Un protagonista radical que se ve inmerso en un complejo caso donde los intereses científicos y los principios morales chocan dejando un rastro de misteriosas muertes.


El autor

José María Espinar Mesa-Moles nació en Granada en 1974. Licenciado en Derecho, Máster Oficial en Relaciones Internacionales Iberoamericanas, es profesor en la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid, donde imparte clases de Historia de la Literatura Española, Historia de España, Lengua Española y Metodología de la Investigación Académica.


En la actualidad prepara su tesis doctoral sobre medios de comunicación y política internacional. Es autor de los poemarios El poeta que fue Jueves (Vitruvio, 2001), El último argonauta (Vitruvio, 2003) y Astronomía en verso (Vitruvio, 2005), entre otros. Algunos de sus versos han sido recogidos en prestigiosas antologías poéticas, entre las que cabe destacar La voz y la escritura (Sial, 2006) y Los Jueves poéticos de la Casa del libro(Hiperión, 2006).


De él afirma Lorenzo Silva que es “un verdadero descubrimiento, uno más, de este premio Ciudad de Getafe de novela negra que tantas alegrías nos viene dando”.


Su recién laureada novela El peso del alma estará disponible en librerías a partir del próximo mes de octubre, mes de octubre, editada por Edaf.


Escritores de reconocido prestigio en el género negro de la talla de Jordi Juan, Alexis Ravelo, Marcelo Luján y David C. Hall, entre otros, han sido merecedores de este premio en ediciones anteriores; un certamen internacional que alcanza en esta convocatoria su vigésima edición.

lunes, 20 de junio de 2016

CARAVAGGIO Y LOS PINTORES DEL NORTE

MUSEO THYSSEN-BORNEMISZA
Paseo del Prado, 8  MADRID
Comisario: Gert Jan van der Sman
Del 21 de Junio al 18 de Septiembre


El Museo Thyssen-Bornemisza dedica sus salas este verano a Michelangelo Merisi da Caravaggio, uno de los artistas esenciales para entender el movimiento Barroco. El principal objetivo de la exposición Caravaggio y los pintores del norte es analizar el papel que el maestro italiano jugó para un destacado grupo de artistas procedentes del norte de Europa que, tras viajar a Italia y encontrarse con esta nueva forma de ver el mundo e interpretar la realidad, la incorporan a su producción artística y la difunden en sus países de origen.



La muestra, que cuenta con más de cincuenta obras, algunas de ellas de gran formato, se centra en las reacciones e interpretaciones de la pintura de Merisi por parte de aquel heterogéneo grupo de pintores foráneos que había llegado a Italia para completar su formación. Entre los primeros que se sintieron deslumbrados por Caravaggio se encuentran el alemán Adam Elsheimer o el propio Peter Paul Rubens, quien pudo admirar las creaciones del maestro durante sus diferentes estancias en R oma. A el los seguirán nombres como los de los franceses Simon Vouet, NicolaS Tournier, Valentin de Boulogne o Claude Vignon, artistas muy apreciados en su tiempo por su gran virtuosismo técnico. Se destaca también el valiosísimo legado de los pintores procedentes de los Países Bajos, entre los que se encuentran Hendrick ter Brugghen, Gerard van Honthorst, Dirck van Baburen o Matthias Stom, casi todos con representación en las colecciones del Museo Thyssen-Bornemisza, que exploraron asimismo la originalidad y el enorme poder de las pinturas del lombardo.




Si las obras de estos autores constituyen uno de los ejes esenciales de la exposición, el otro lo conforman los doce lienzos de Caravaggio que se reúnen aquí, distribuidos principalmente entre las tres primeras salas. En la última sala, en cambio, el visitante podrá contemplar una de las telas más conmovedoras de la última etapa de la producción del maestro, El martirio de santa Úrsula, datada en el mismo año de su fallecimiento. Todas ellas son composiciones que fueron estudiadas en profundidad por los artistas presentes en la muestra.



Un capítulo aparte en la exposición merecen los hermanos Benedetto y Vincenzo Giustiniani, grandes coleccionistas de pinturas de Caravaggio pero también benefactores de varios de los pintores que se dan cita en las salas del Museo.

En las salas se exhiben cincuenta y tres cuadros, doce de ellos del maestro lombardo, procedentes de colecciones privadas, museos e instituciones como el Metropolitan Museum de Nueva York, la Galleria degli Uffizi de Florencia, el Museo del Ermitage de San Petersburgo, el Rijksmuseum de Ámsterdam o la iglesia de San Pietro in Montorio en Roma. El recorrido abarca el curso de la carrera de Caravaggio, desde el periodo romano hasta las emotivas pinturas oscuras de sus últimos años, junto a una selección de obras de sus más destacados seguidores en Holanda -Dirk van Baburen, Gerrit van Honthorst o Hendrick Ter Brugghen-, Flandes -Nicolas Régnier o Louis Finson- y Francia -Simon Vouet, Claude Vignon o Valentin de Boulogne, entre otros.