Imagen Cabecera

Imagen Cabecera

jueves, 16 de febrero de 2017

FRANCIS BACON, LA CUESTIÓN DEL DIBUJO



CIRCULO DE BELLAS ARTES
Sala Goya
C/ Alcalá, 42  MADRID
Del 13 de Febrero al 21 de Mayo de 2017



En una intensa semana cultural en la que se han inaugurado varias importantes exposiciones en Madrid, el Circulo de Bellas Artes ha presentado la muestra “FRANCIS BACON, LA CUESTIÓN DEL DIBUJO”, en la que medio centenar de dibujos entre papas, crucifixiones, retratos y figuras sentadas firmados por Francis Bacon, componen una colorida y atrayente colección  de  uno de las más controvertidos trabajos del autor, presentada por primera vez en España.

Existen pocas cuestiones tan controvertidas, como ya hemos comentado anteriormente, en la historia del arte contemporáneo reciente como la de los dibujos de Francis Bacon. En esta ocasión la discusión gira en torno a dos preguntas: en primer lugar “¿Bacon dibujaba?” y en segundo lugar “¿Bacon produjo la serie de dibujos que se muestran aquí?”.



Bacón negó en repetidas ocasiones y múltiples entrevistas que se sirviera del dibujo para realizar sus obras, aunque en una entrevista concedida  al principio de su carrera a David Sylvester admite que realiza dibujos, aunque no los utiliza para pintar.

En el 2009 el historiador de arte John Richardson aseguró que no es que Bacon no dibujase, sino que no sabía hacerlo. Bacon había aprendido a pintar con ayuda del pintor australiano Roy de Maistre, pero nunca pudo aprender a dibujar. Es probablemente por este motivo que el descubrimiento de sus dibujos, posterior a su muerte en Madrid en 1992, suscita tantas dudas sobre su autenticidad. Dudas que los tribunales de varias ciudades han zanjado con sentencias favorables a la autenticidad de los mismos.



De lo que no cabe duda es de que al igual que en sus cuadros, o en su propia vida, en los dibujos de Bacon procedentes de la colección de Cristiano Lovatelli Ravarino, periodista y amigo íntimo del pintor durante años, se observa su obsesión por la vida vista desde una perspectiva imaginaria en la que lo real es solo un fragmento, un cogollo en torno al cual el pensamiento teje historias, y en la cual lo infernal no es otra cosa que una variación de lo humano.


Debemos entender que la muestra que se encuentra recogida en la Sala Goya del Círculo de Bellas Artes de Madrid forma parte de la colección de más de 600 obras firmadas que fueron donadas por el propio autor a su amigo Cristiano Lovatelli Ravarino entre 1977 y 1992,  y que no se trata, por lo general, de bocetos ni dibujos preparatorios, sino que son obras por derecho propio, muchas de ellas de gran tamaño y apabullante colorido, en las que se repiten algunos de los temas que obsesionaron a Bacon a lo largo de su carrera, como el papa Inocencio X de Velázquez, las crucifixiones o los retratos y autorretratos, por lo que podemos inferir que fueron realizados con la evidente intención de que fuesen obras de arte por sí mismos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada